Cómo llevar la carga segura

Resultado de imagen de Cómo llevar la carga segura
Un crash test del RACE alerta del peligro mortal de llevar la carga mal ubicada dentro del coche. Cuatro de cada 10 personas reconoce haber cometido esta imprudencia que cae en el olvido

Cargar el maletero de cualquier forma, bien a la hora de afrontar en un viaje, o bien en cualquier acción rutinaria, como hacer la compra, no es sinónimo de seguridad. Y más peligroso puede ser incluso una mudanza improvisada en un turismo cualquiera. Una correcta sujeción de las cargas minimiza las consecuencias en caso de accidentes de tráfico aunque, por norma, los objetos que no quepan en el maletero no deben ser transportados en el coche, sino en un vehículo adecuado, aconseja el Real Automóvil Club de España (RACE) en un comunicado. Esta entidad también aporta consejos para evitar un accidente con animales en carretera.

Unos test de colisión llevados a cabo por este organismo en vehículos con cargas inadecuadas en el habitáculo ponen de manifiesto el riesgo para los ocupantes, que puede resultar mortal. La prueba sometió a un vehículo a un choque frontal contra un bloque de cemento a 45 km/h. El vehículo, con gran capacidad de carga, alcanzó entre su peso, el de los dos maniquíes, la carga y los dispositivos un total de 1.570 kilogramos en esta simulación.

En el primero de los accidentes, con la carga bien sujeta, las consecuencias fueron heridas leves, ya que no existieron peligros añadidos a los del propio choque, señala el organismo. Sin embargo, en el accidente con la carga mal puesta, los maniquíes ‘sufrieron’ daños graves en varias zonas, entre ellas el cráneo, con lesiones que comprometerían la vida del conductor, refleja el informe del RACE.

Al margen de estas pruebas, el RACE ha preguntado a más de 1.300 conductores sobre cómo colocan las cargas en el vehículo, y cuatro de cada 10 confiesan haber viajado con ellas en el interior del habitáculo.c Extrapolando el dato al total de conductores, más de nueve millones y medio de personas se han visto expuestas al riesgo de este tipo de comportamiento.

Según se desprende de esta encuesta, de entre los que han viajado con la carga en el interior del coche, un 37% lo han hecho además con acompañantes en el vehículo. El comportamiento más habitual es el de abatir los asientos traseros (77%), muy por delante del uso de ‘pulpos’ y redes portaequipajes (53%).
En el peor aspecto de todos, un 11% de los que viajan con la carga dentro del vehículo afirman hacerlo sin ningún tipo de sujeción, simplemente intentando que no se desplace mucho en el interior, y un 7% del total invade el espacio de los asientos delanteros, según este informe.

LEGISLACIÓN 

Según el RACE, el Art. 14 del Reglamento General de Circulación regula la disposición de la carga de la siguiente forma:
1. La carga transportada en un vehículo, así como los accesorios que se utilicen para su acondicionamiento o protección, deben estar dispuestos y, si fuera necesario, sujetos de tal forma que no puedan:
a) Arrastrar, caer total o parcialmente o desplazarse de manera peligrosa.
b) Comprometer la estabilidad del vehículo.
c) Producir ruido, polvo u otras molestias que puedan ser evitadas.
d) Ocultar los dispositivos de alumbrado o de señalización luminosa, las placas o distintivos obligatorios y las advertencias manuales de sus conductores.
Según el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en su Artículo 76. r., se establece como infracción grave “conducir vehículos con la carga mal acondicionada o con peligro de caída”, con una sanción que puede alcanzar los 200€. Sin embargo, tal y como alerta el RACE, la sanción económica no es el principal peligro de esta conducta, sino el riesgo de lesiones graves o incluso el fallecimiento de los ocupantes del vehículo.

CONSEJOS DEL RACE

1. Fijación de la carga. Amarre los bultos con correas a la parte de abajo, pero sobre todo por delante. Utilice la red portaobjetos del maletero para los objetos de menor peso y tamaño. La carga no debe llegar en ningún caso hasta la parte delantera del habitáculo. En tal caso, deben utilizarse vehículos de transporte como las furgonetas. Siempre que sea posible, amarre la carga ajustándola a piezas fijas del vehículo, de modo que no se desplace. Asegure los asientos traseros con correas colocadas en diagonal si van desocupados.

2. Colocación correcta. No abata completamente los asientos; también pueden servir como separación protectora. Busque alternativas primero. Procure distribuir correctamente la carga; los objetos más pesados debajo. Y, tenga en cuenta que, a diferente peso, diferentes distancias de frenado y reacciones del coche. Los objetos muy pesados pueden apilarse en el espacio del reposapiés de la bancada de asientos de atrás.

3. Objetos sueltos. Si es posible, use también los cinturones de seguridad para asegurar la carga. Utilice los puntos de amarre disponibles con correas de estiba o tensores apropiados. Lleve tensores en el coche, ya que muchas compras son espontáneas. Guarde los objetos sueltos en cajas. Envuelva los objetos frágiles, por ejemplo, con mantas.

4. Presión de las ruedas. Observe la presión de los neumáticos y de cargas por eje indicados en el manual. Tómese su tiempo. Colocar la cubierta del maletero, o bien una manta, sobre la carga no solo garantiza la visibilidad, sino que retiene los objetos que puedan soltarse.

Fuente de la informacion:

https://www.diariodenavarra.es/noticias/vivir/motor/2021/02/12/como-llevar-carga-segura-716767-3194.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *