Navieras buscan puertos alternativos por congestión en LA y Long Beach

Algunas líneas navieras y sus clientes importadores están buscando caminos alternativos para sortear los cuellos de botella en los principales puertos de entrada del comercio estadounidense en el sur de California, donde una flota de buques de carga está anclada en alta mar.

Las líneas navieras han empezado a trasladar algunas operaciones a puertos más pequeños y han cancelado algunas salidas para evitar los atascos que han inmovilizado docenas de buques y cientos de miles de contenedores repletos de bienes frente a los puertos de Los Ángeles y Long Beach.

CMA CGM, el cuarto operador mundial de contenedores por capacidad, dijo que estaba sustituyendo un servicio semanal de seis buques desde China a Los Ángeles por un itinerario separado a Oakland, California, y Seattle. “El nuevo servicio del Golden Gate Bridge no incluye Los Ángeles debido a la congestión”, dijo un portavoz de la naviera.

En algunos casos, los atascos han bloqueado los inventarios durante semanas, ya que los buques esperan llegar a los muelles y la carga desembarcada permanece durante largos periodos en las terminales, donde las operaciones se han ralentizado debido a que los trabajadores portuarios han tenido que hacer frente a un brote de coronavirus.

Las tensiones en la cadena de suministro aumentan a medida que la reserva de buques que esperan entrar en los puertos vecinos del sur de California ha crecido más allá del número que quedó anclado durante los conflictos laborales de 2014.

Según el Marine Exchange of Southern California, que supervisa el tráfico de buques en los puertos del estado, 37 buques portacontenedores estaban anclados frente al extenso complejo de Los Ángeles y Long Beach el 2 de febrero, mientras que 27 buques estaban en los muelles, embarcando y desembarcando carga. En la primera semana de febrero de hace un año, el grupo contabilizó un buque esperando en alta mar y 17 en los muelles.

Alphaliner, calculó que los buques que esperaban en alta mar a principios de este mes tenían capacidad para 336.500 TEUs. “El tiempo de espera para atracar es de hasta siete días de media, dependiendo del tipo de buque”, dijo Mario Cordero, director ejecutivo del Puerto de Long Beach, que movilizó un récord de 2,4 millones de contenedores en el cuarto trimestre de 2020, un 23% más que en el periodo anterior.

Las reservas han crecido a medida que la fuerte demanda ha persistido desde mediados del verano pasado, cuando los minoristas comenzaron a reponer los inventarios agotados en los primeros días de la pandemia de coronavirus. Los volúmenes de envío, que suelen reducirse cerca de las fiestas y a principios del año nuevo, han seguido siendo muy elevados.

La manipulación de la carga se ha ralentizado a medida que Covid-19 ha agotado las filas de los trabajadores portuarios. Los funcionarios del puerto de Los Ángeles declararon el mes pasado que casi 700 estibadores habían dado positivo en la prueba de la enfermedad, lo que ha dejado a las terminales de carga con menos operarios.

Algunas líneas navieras han cancelado zarpes para evitar tener sus buques anclados durante largos períodos en un solo puerto. La compañía alemana de contenedores Hapag-Lloyd calcula que ha recortado entre el 20% y el 30% de sus zarpes hacia el sur de California en los últimos meses.

Una portavoz de Hapag-Lloyd dijo que la compañía ha trasladado parte de la carga a puertos más pequeños de la Costa Oeste, como Oakland, pero la congestión también está empeorando en esos sitios. “Los buques sufren retrasos en todos los puertos, en Norteamérica, pero también en Asia, lo que significa que ya no podemos mantener nuestros cronogramas”, aseguró.

Cambiar de puerto de importación puede ser difícil y traer nuevos dolores de cabeza y mayores costos. “Se puede cambiar de una a otra, pero hay que tener en cuenta el costo de la cadena de suministro de principio a fin, además del tiempo de tránsito”, dijo Bjorn Vang Jensen, vicepresidente de la cadena de suministro global de la empresa de datos marítimos SeaIntelligence.

Los observadores de la industria no esperan que los retrasos desaparezcan pronto, ya que las empresas siguen intentando acelerar el ritmo de reposición de existencias mientras la producción y las exportaciones chinas siguen siendo fuertes.

El analista de Citigroup Inc., Christian Wetherbee, escribió en un informe de investigación que la congestión y los retrasos en el Puerto de Los Ángeles probablemente durarán hasta la primera mitad del año. “Se espera que las recaladas de buques se moderen un poco en febrero, pero no se espera que la capacidad de fabricación en Asia se cierre durante el Año Nuevo Lunar, por lo que es poco probable que el volumen se reduzca materialmente”, expuso.

Fuente de la informacion:

https://www.transporte.mx/navieras-buscan-puertos-alternativos-por-congestion-en-la-y-long-beach/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *